Con los pies en …las nubes

Cada vez más casos de éxito, en diferentes sectores pueden dar fe de la efectividad de “pasarse” a la nube.

cloud-imagenes

Los beneficios son bastantes amplios, y su aplicación tan diversa, que muchas compañías ya han iniciado su “viaje”.

Pero que es todo esto del cloud computing?  Cloud Computing es nuevo modelo de servicio que está teniendo gran aceptación en el mercado. Es el resultado de la evolución y convergencia tecnológica que ha regido los Datacenter en los últimos años, Grid Computing, Clustering, Virtualización y SOA (http://www.neteris.com/cloud_computing)

Por ende, el Cloud Computing permite el acceso a una serie de recursos (almacenamiento, aplicaciones, servicios, redes) de forma oportuna, por demanda y que pueden ser puestas a disposición de los clientes, de forma rápida, con poca interacción con el proveedor de estos servicios.  Servicios como los ofrecidos por Dropbox, Amazon, Google son un ejemplo claro del uso de Cloud Computing.

Esto se traduce en ventajas para los que deciden “tener la casa en el aire”.  Entre ellos mencionaré:

  • No más HW y/o SW. La administración de ellos ya no será su responsabilidad, y por ende, tampoco del mantenimiento y de las actualizaciones
  • No se requieren grandes inversiones de capital para iniciar, e incluso se pueden lograr ahorros importantes en la gestión de IT. De igual forma, el cobro de los servicios, serán de acuerdo a lo que use.
  • Flexibilidad y ubicuidad. Al tener disponibles los recursos en todo momento (dependiendo del servicio que haya acordado), y desde “cualquier” dispositivo.
  • Mejorar la experiencia del usuario. Al tener los “mejores” recursos, definitivamente el usuario podrá disfrutar de un mejor rendimiento del servicio.

Para el año 2015, al menos el 20% de todos los servicios en la nube se consumirán a través de prestadores de servicios cloud internos o externos, en lugar de hacerlo directamente, frente a menos del 5% en la actualidad.

Cuando se habla de servicios proporcionado en la nube, se tienen al menos tres modalidades muy relacionadas entre sí:

  • Infraestructure as a Service (IaaS):
    En este caso se contrata capacidad de proceso (CPU) y almacenamiento. En este entorno se puede desplegar aplicaciones propias que por motivos de costo o falta de conocimientos no queremos instalar en nuestra propia empresa. El proveedor se encarga de su gestión y para el cliente se convierten todos los gastos en variables (sólo se paga por lo que se usa).
    Ejemplo: la conocida EC2 de AmazonAzure de Microsoft
  • Platform as a Service (PaaS):
    Suele identificarse como una evolución de SaaS. Es un modelo en el que se ofrece todo lo necesario para soportar el ciclo de vida completo de construcción y puesta en marcha de aplicaciones y servicios web completamente disponibles en la Internet.  Podremos instalar las aplicaciones y ejecutarlas. Normalmente hay que seguir una serie de restricciones para poder desarrollar estas para un proveedor (por ejemplo en cuanto a los lenguajes de programación).
    Ejemplo: Google App Engine
  • Software as a Service (SaaS): Es una aplicación para el usuario final, donde paga una renta, por el uso de software. No es necesario adquirirlo (como Microsoft Office), instalarlo, configurarlo y mantenerlo. Es la misma situación cuando utilizas los servicios de correo como Gmail o Yahoo (enlaces en inglés), excepto que SaaS va mucho más allá. SaaS es una idea que ve a negocios enteros y sus miles de empleados usando herramientas de software como productos rentados en línea, a través de Internet
    Ejemplo: Google DocsZoho o Office365.

iaas-paas-saas

Entonces, si ha venido pensando que esta tecnología puede generar un factor diferenciador, antes de lanzarse, procure revisar estos pasos:

Primero, evalué

Revisar que aplicaciones, infraestructura o servicios va a migrar, y los riesgos implicados, es el punto de inicio.  De igual forma, haga un análisis de costos, que le permita evidenciar, en donde se podrá obtener mayores beneficios, como se amortizará la inversión, etc.

También es bueno saber si este plan de migración, fue tenido en cuenta por el área de sistemas y si está considerado dentro del presupuesto.

Defina los objetivos que pretende alcanzar, una vez haga la migración.  Defina un plan de implementación y realice una presentación a las áreas de la organización involucradas, y evidentemente, a la gerencia.

Segundo, Elegir

Así como evaluar es muy importante, elegir lo es aún más.  El tipo de servicio que seleccione deben estar orientado a cumplir el presupuesto, el tiempo estimado de implementación, los usuarios que accederán, volumen de datos (promedio y picos previstos), dispositivos que accederán, tiempo del servicio involucrado, soporte, etc.

Tercero, Seleccionar el producto o paquete ofrecido, así como el proveedor

Hoy día existen diferentes alternativas que podemos seleccionar.  Sin embargo, no se fije solamente por el precio de la oferta del proveedor.  Evalué, entre otros:

  • Trayectoria y experiencia de la compañía proveedora
  • Cantidad de servicios que ofrece. La flexibilidad ofrecida hoy en día, nos permite habilitar servicios por horarios, en temporadas, desactivar servicios después de cierto tiempo, y pagar únicamente por lo que “utilizamos”.
  • El producto ofrecido corresponde a lo que se busca, o existe una alternativa similar.
  • Respaldo ofrecido
  • Aspectos respecto a la seguridad, manejo de datos y confidencialidad
  • Acuerdos de niveles de servicio
  • Los planes de acción y contingencia, tanto por si el servicio y/o producto no están disponibles. Evalué todos los “Que pasa si…?”.

Cuarto, medir

Es importante medir y monitorear, los avances tanto en el alcance de los objetivos para pasarse a la nube, como del desempeño en términos financieros, de calidad y disponibilidad del servicio “migrado”.  Hay que comprobar que lo ofrecido por el proveedor se está cumpliendo y en qué medida.  También debemos, una vez implementado, conocer el impacto y el nivel de satisfacción de aquellos que están usando “el nuevo producto y/o servicio migrado”.  En este punto, es importante medir, el nivel de competividad alcanzado.

Quinto, el salto

Después de evaluar los puntos anteriores, ya podrá usted disfrutar un nuevo producto y/o servicio en “la estratosfera”.  Revise periódicamente como es su funcionamiento, como se comporta, si esta implementación es sostenible en el tiempo, que rendimientos puede disfrutar, que ventajas logra para usted y sus usuarios.  Hecho esto ya podrá pensar, que puede seguir subiendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s